¡JUNTOS CONTRA LA LEUCEMIA!

22/09/2019

Este artículo fue redactado por el Dr. Carlos Cadena Eumaña, con motivo del Día Mundial contra la Leucemia.

Quien orgullosamente forma parte del Hospital Multimédica Norte como Médico Especialista en Hematología,

¡Gracias por su aportación Doctor!

 

¿Qué es?

La Leucemia, es una enfermedad maligna, en donde las células de defensa del cuerpo llamados glóbulos blancos o más correctamente leucocitos, dejan de madurar y se reproducen de manera descontrolada dentro de la médula ósea y después salen a circular a la sangre periférica.

Existen dos tipos:

1. Leucemia linfoblástica aguda: 

Que se origina de un tipo de leucocitos llamados linfocitos

2. Leucemia mieloblástica: 

Que se deriva de leucocitos que pertenecen a una misma familia llamados mieloides (neutrófilos, basófilos, eosinófilos, monocitos)

Ambas son llamadas aguda por su rápida evolución y agresividad.

 

Estadísticas

En México, las leucemias son unas de las principales causas de mortalidad tanto en niños como en adultos.

  • La leucemia linfoblástica aguda es más común en niños de entre 1 a 10 años y en adultos menos frecuente, pero se presenta principalmente en edades de entre 18 a 45 años.
  • La leucemia mieloblástica aguda es muy rara en niños y mas frecuente en adultos

 

Causas

No se conoce una causa especifica que ocasione la leucemia; sin embargo, hay factores predisponentes que aumentan el riesgo de padecer estas enfermedades o incluso cualquier otro tipo de cáncer.

En tales factores se incluyen la herencia; si bien la leucemia no es hereditaria, si hay un familiar que la ha padecido, hay una predisposición aumentada a padecer esta u otro tipo de canceres.

Es un mito que la leucemia se desencadena por padecer anemia, más bien la anemia es un hallazgo importante en el diagnóstico de la leucemia.

La obesidad infantil, ciertos alimentos ricos en azúcar, la exposición a solventes, fertilizantes, virus, agua contaminada con metales pesados como el plomo.

Se ha asociado a radiaciones ionizantes en altas dosis como las que recibieron los sobrevivientes de las bombas atómicas de Japón en la Segunda Guerra Mundial, o en el accidente nuclear de Chernóbil en Rusia (antes la URSS), el cual no es el caso de nuestro país. Los rayos x convencionales por estudios ocasionales no son de riesgo. Algunos síndromes genéticos como el síndrome de Down, Klinefelter, Neurofibromatosis, entre otros. No obstante, ninguno es definitivo.

 

Prevención y síntomas

En general no hay manera de prevenir estas enfermedades. Sin embargo, es importante estar alertas ante los síntomas iniciales de la enfermedad.

En los niños siempre debemos estar alertas a su desempeño físico, debilidad, palidez, perdida de apetito, sangrado de encías, sangrado de la nariz, moretones, petequias (puntos rojos en la piel menores a medio centímetro), dolor muscular generalizado, dolor de articulaciones generalizado, fiebres frecuentes (mayor de 38.3 grados), aumento de volumen del hígado o del bazo en el abdomen. Crecimiento generalizado de los ganglios linfáticos (cuello, axilas e ingles). En los adultos los síntomas son prácticamente los mismos.

Si se detectan estos signos y síntomas, hay que acudir de inmediato con el médico, quien deberá practicar de inmediato un estudio de sangre llamado Biometría Hemática, en donde se puede observar si hay anemia, plaquetas bajas y/o leucocitos aumentados o disminuidos; incluso, a veces, es posible observar a las células de la leucemia. En caso de sospecha de esta enfermedad deberá enviar al paciente con el especialista en Hematología, en este caso el médico Hematólogo es el correcto.

El diagnóstico definitivo de leucemia aguda, tanto linfoblástica como mieloblástica, se realiza a través de un estudio de médula ósea, en donde se observan con claridad las células malignas. Posteriormente se realizan estudios complementarios para caracterizar perfectamente a la enfermedad, determinar factores adicionales de riesgo y establecer el mejor tratamiento.

 

Tratamientos

El tratamiento de estas enfermedades es a base de quimioterapia, cuyos medicamentos son fuertes y agresivos con el organismo ya que producen efectos secundarios diversos, desde nausea, vómito, dolor de cabeza, caída del cabello, baja de defensas, infecciones, debilidad, afecciones en la autoestima, etc. Un tratamiento de cualquiera de las leucemias puede tener una duración hasta de dos años. Actualmente hay una gran cantidad de medicamentos que ayudan a disminuir gran parte de estos efectos y que son utilizados frecuentemente durante el tratamiento.

Durante el tratamiento, el paciente puede requerir apoyo de transfusiones de sangre y plaquetas y, en ocasiones un solo paciente, durante su tratamiento puede ocupar hasta más de 50 unidades de sangre y plaquetas, por lo que también es necesario hacer conciencia y donar de manera altruista a los bancos de sangre, para la atención de estos enfermos.

Hay pacientes que pueden ser candidatos para realizarse un trasplante de células progenitoras hematopoyéticas (antes llamando de médula ósea). Sin embargo, eso lo establece el Hematólogo de acuerdo una serie de evaluaciones posteriores al tratamiento de quimioterapia.

Es importante siempre estar alertas y cuidar nuestra salud y la de nuestra familia, si tienes dudas acércate con personas calificadas, no consultes internet de manera arbitraria y rutinaria, no siempre sabemos si la información es la correcta, la salud no es un tema que se pueda Googlear.

Posted in Blog